Encabezado  
 

 

 EL INCESTO: la liberación


version en Français

.

Luego de algunos años se habla del pensamiento. Los médiums transfieren estos mensajes de varios maestros. Los psicólogos lo tienen en cuenta en sus terapias. Las personas que entienden a los animales, utilizan esta fuerza para curarlos.

Los pensamientos son emisiones de energía que se concretizan más de lo que imaginamos. Aunque sean negativos o positivos, optimistas o deprimentes, se reúnen en « egrégores« que se vuelven cada vez más poderosos manifestándose finalmente en la materia.

 

Es evidente que dominar nuestros pensamientos, en este mundo donde todo lo que nos muestran los medios es triste casi monstruoso, es un desafío cada segundo.

 

Es por lo tanto lo que nosotros debemos intentar hacer, pensamientos dirigidos hacia nosotros mismos o pensamientos llevados hacia los otros. No hay nada más para volver sobre esta verdad para la mayoría de las personas encaminadas hacia un mejor ser espiritual.

 

Pero hay otro tema que observar: es el impacto del pensamiento de los otros hacia nosotros.


En la década del 70 al 80, un hombre tuvo un éxito formidable en nuestro pequeño mundo. 
Escucho a todos los que hacemos preguntas sobre el sentido de la vida, es Carlos Castañeda. Para los más jóvenes que no lo hayan leído nunca.  Se trataba de un estudiante estadounidense deseoso de hacer su tesis sobre los hechiceros mexicanos. Pero a quien el encuentra, Don Juan, piensa haber encontrado a su sucesor en chamanismo y casi le obliga a volverse su alumno. Iniciación que dura 15 años y que se vuelve la historia de su vida. Cambiar de mundo es un sagrado desafío o un desafío sagrado, es lo que su maestro quería enseñarle,


no sin dificultad. Castañeda era un joven anclado en lo racional y llevarlo a los mundos paralelos, a otras dimensiones, a la percepción de los chamanes, no fue un trabajo fácil para Don Juan.

 

Una reflexión de Don Juan que me había impactado. Desde el principio de su formación como hechicero, explicaba a su alumno, que para evolucionar rápidamente, era necesario salir de nuestro entorno habitual. Esto con el fin de evitar sufrir la influencia que los pensamientos de los demás tienen en nosotros, frenándonos en nuestro camino, condicionándonos, dándonos la forma según sus criterios, y quitándonos la libertad de ser realmente nosotros mismos.

 

Comprendo, con el retroceso, que él hablaba por Carlos Castañeda, (para mí en la misma ocasión), que estaba enganchado en la convenciones de su familia, amigos, de su novia, de la sociedad en general. Para don Juan, quien, por un gran trabajo que los hechiceros mexicanos llaman “llegar a ser un guerrero“ y que podía transformarse a voluntad, pasando de ser un anciano mendigo , a un hombre de negocios de saco y corbata, o a un joven que galopa en la jungla de Yucatán, el pensamiento de los demás le hacía simplemente reír. Se reía mucho, ya que se burlaba a menudo de Castañeda que se tomaba las cosas muy en serio, siempre en lucha con las convenciones sociales y de la imagen que teníamos  de él mismo.

 

Para nosotros, embrollados y condicionados desde la infancia en criterios de evaluación datándose de muchos siglos, acabamos por liberarnos del impacto del juicio de los demás, aun no expresado, pero es necesario un trabajo previo de concientización.
 
Como ejemplo, les citaré el caso de un cliente de homeopatía que recibí recientemente en consulta. Joven mujer apenas en sus 30, abusada por su padre desde los  8 a los 11 años, portando como siempre, el peso de la culpabilidad, que le impedía ser feliz, tener éxito en la vida amorosa, y tener estima por sí misma.

Había ya tratado muchos casos parecidos, teniendo siempre gracias a la homeopatía resultados satisfactorios, pero debo decir que este caso particular tuvo éxito más rápido que los precedentes, ya que he agregado la reflexión siguiente:

Aquí la manera de cómo le presenté el caso.


No es nada normal en una situación de incesto o de violación que la mujer, el niño o la joven se sienta culpable. La emoción lógica que debería llegar inmediatamente es la de cólera. Ser reducida a la impotencia por una fuerza física exterior física o mental, verse no respetada en sus propios deseos, debe desatar una reacción de cólera. Todos los terapeutas saben que esto suscita una reacción de culpabilidad. La mujer acarrea durante muchos años esta sensación de ser sucia, como si fuese culpa suya. Y sí, en el espíritu de nuestras culturas la mujer no debe incitar el deseo del hombre, y es necesario muy poco para que se le acuse. Es así como esto está anclado en nuestro inconsciente colectivo. Luego de 2000 años, las religiones, cualquiera que éstas sean, han instituido un modelo de civilización patriarcal, totalmente opuesto a los mensajes de Jesús, pero en el cual estamos inmersos. Que seamos conscientes o no,  los pensadores Filosóficos o religiosos son tan potentes que nos influencian a pesar de nosotros.

 

Enseguida le he establecido una comparación con el antiguo Egipto. La línea de sangre real, estando en los faraones, transmitida por las mujeres, el faraón para tener derecho a reinar, si él mismo no era de filiación real directa, por ejemplo que sea hijo de una mujer del harem y no de la reina, debía desposar a su hija, su hermana, incluso a su nieta. Estas chicas, sabían la importancia que ellas representaban para la prolongación divina  de la familia reinante.

Retirarían un sentimiento de dignidad, de valorización por el sacrificio que ellas hacían de sus cuerpos. A lo mejor, tenían un sentimiento de asco hacia el marido si era muy viejo, tristeza si ellas debieron abandonar a un enamorado más joven con el que se casarían, de cólera probablemente contra las costumbres, pero ciertamente nada de culpabilidad. Y para embellecer todo, ellas se volvían Reinas con los poderes políticos más importantes.


Vemos acá la prueba que este sentimiento de culpabilidad es el producto directo del pensamiento de los demás.

No es el de la mujer a quien le es impuesto.


Mi tratamiento estuvo acompañado de un remedio homeopático correspondiente a esta joven mujer, para liberarla de su tristeza, de su desvalorización y de su culpabilidad, y como todo tratamiento homeopático, conllevando los síntomas físicos, emocionales y mentales del remedio He tenido el gusto de verla regresar tres semanas más tarde totalmente liberada de este sentimiento de culpa.


Estaba muy feliz, ya que tenía enfrente de mí, a une persona enérgica  lista a tomar la vida de la mano, en lugar del pobre corderito sacrificial que recibí la primera vez. Estaba decidida a hacerse respetar y el trabajo por hacer por una mujer adulta realizada y que se ha aligerado de su más enorme carga.


Liberarse del pensamiento de los demás nos devuelve nuestra libertad y nuestra verdadera esencia.

NB: el tema de los tabús sociales que motivan muchos de nuestros comportamientos, ha sido muy bien tratado por Denis Pelletier psicólogo. Ya no encontramos más sus libros más que de ocasión,  pero valen mucho la pena de ser leídos si usted los encuentra:


L’Arc en soi.

Ces Iles en nous.

Le bonheur en soi.

 

Habiendo dejado madurar este artículo en mis pensamientos, percibo que abordé un tema susceptible de plantear muchos análisis. Debo precisar que no juzgo y no doy ninguna afirmación, no quiero más que ilustrar el tema: el impacto del pensamiento de los demás en nosotros. En efecto, yo sé que se podría hablar también del incesto femenino, de la influencia de Platón en la cultura griega y en la Italia del Renacimiento, etc…. Se los dejo para reflexionar.


Françoise Ludivine Marc

Consultas en Montreal y en Mont-Tremblant
correo : info@homeo-ludivine.com

 

 

Con mis años de práctica en consulta, desarrollé mi propio método, aliando el estudio y la comprensión de los traumatismos físicos y psíquicos sufridos en el transcurso de una vida, y su desenlace por la utilización de remedios homeopáticos apropiados para cada conflicto vivido. Los resultados que obtengo me prueban regularmente la profunda acción de la homeopatía en  la curación de nuestros comportamientos destructores inconscientes.

 

 

Arriba

 

©2014 homeo-ludivine.com. Todos los derechos reservados.
El material y la información contenidos en homeo-ludivine.com son presentados con un objetivo educativo solamente.

Las indicaciones de los tratamientos no han sido evaluados por Drug Administration US, Santé Canada ou Secretaría de Salud de Mexico. homeo-ludivine.com no tiene la intención de diagnosticar males.
Por favor consulte a su médico de cabecera o terapeuta para discutir sugerencias y/o recomendaciones apropiadas a su caso.

Les Séminaires de Ludivine Enr.
NEQ. 2265336430